La trampa de la eficacia, 1a parte: La Asociación

Cada vez son más las personas que nos conocen, bien a través de los medios, bien vía redes sociales. Estas personas de buen corazón, nos apoyan de una u otra manera y se interesan por nuestras actividades, pero la mayoría de ellas no ha pisado nunca el Albergue, ni conocen de primera mano a qué nos dedicamos, o quienes y cuantos somos. Para ellos, especialmente, va dirigido este blog.
BLOG 20160629 1
La Asociación la lleva prácticamente sola mi hermana Virginia. De vez en cuando, se le arrima alguien con muy buena voluntad y trata de echarle una mano con algunas cosillas (gracias desde aquí a quienes lo han intentado). Pero la cruda realidad es que al final, el tiempo y la vida mandan, y tarde o temprano vuelve a estar ella sola, con el problema añadido de enmendar errores ajenos. Es normal. Hay que estar “pirado” para dedicar tu vida a animales que a veces, ni siquiera conoces y darles todo. Absolutamente todo lo que tienes. Incluida tu salud. Mucho cuidado con quien crea leer en estas líneas una queja o un auto-compadecer insulso. No es así. Por mi parte, en realidad, no pienso hacer otra cosa hasta el día que me muera porque después de trabajar durante tanto tiempo con y para seres tan maravillosos, lo demás me parece sencillamente aburridísimo. Así que, si no me voy antes, es seguro que me iré con el último. ¡Y tan contenta!

Así que ahí está mi hermana Virginia, llevando con alegría (os habéis dado cuenta de que sólo cambiando unas letras de esa palabra nos sale “alergia”)… las cuentas de la Asociación, los pagos a proveedores, los encargos, los padrinos, las relaciones públicas, las comunicaciones, los medios de comunicación en cada una de nuestras actuaciones legales o rescates masivos, el voluntariado, la web, la búsqueda de fondos, los pagos y funciones de la administración del Albergue y la Asociación (ayuntamientos, agua del canal, Sevillana Electricidad, Telefónica…), remesas mensuales de padrinos, errores administrativos… Habreis oido hablar de la nueva normativa europea SEPA (que ha obligado a los bancos a implantar nuevos programas informáticos lo que nos hizo perder una cantidad importante de dinero), el caballo de Virginia adoptado en el CYD porque era imposible que nadie se ocupara de él por su agresividad, nuestros padres ya mayores, la casa familiar, las neuras y denuncias de su hermana Concordia (o sea, yo) y por último, tener que perder tiempo en esas estupideces tales como dormir, comer y rapidito pasar por el wc.

En todas estas actividades, sólo echan una manilla para consultas el director del banco (gracias Rufino), una amiga personal de vez en cuando (gracias Andrea), un voluntario del Albergue que en sus pocos ratos libres ayuda con la web (gracias Peter) y nuestros amados gestores, para aguantar, no ya nuestros problemas, sino la mayoría de las veces nuestras lágrimas. Y no es coña. (Gracias Santiago y Paloma). ¡Y ya está! No tengo miedo a dejarme nadie en el tintero, porque en el caso del trabajo diario de mi hermana no hay nadie más. (Hemos intentado hacer sitio para un psiquiatra, pero ha sido imposible). Y si todo eso lo hiciera un ratón de biblioteca durante 14 horas al día, encerrado entre cuatro paredes, a lo mejor, sería posible. Pero ahora, añadamos “La Imagen”. O lo que es lo mismo, tener contentos a todos, la mayor parte del tiempo, durante un tiempo máximo… Interminables horas al teléfono escuchando ideas para poner en práctica, pero sin que la persona que las da se ofrezca a hacerlas realidad, miles y miles de palabras de agradecimiento personal a diario a todas las personas que ayudan a los animales que nosotras también ayudamos (mi hermana agradece igual a quien da un euro como a quien da dos mil),

BLOG 20160629 3

críticas destructivas de personas que desde mi punto de vista deberían buscar pareja estable (me refiero a un psicólogo) y ya de paso, tiene que interactuar con voluntarios o visitantes del Albergue, porque si lo hago yo, los perdemos a todos en menos de media hora. La pobre, sin embargo, con amor y paciencia, les hace un recorrido tipo “tour” de más de tres horas y, al final, de cada aproximadamente cincuenta personas se queda una como máximo para voluntariado o apadrinamiento. Como los grupos no son mayores de cinco o seis personas, dicho acto arroja un cómputo de 30 horas mínimo dedicadas a un solo posible voluntario, del que, además, no se sabe cuanto tiempo aguantará.

BLOG 20160629 6Todo el trabajo anteriormente citado queda interrumpido casi a diario por emergencias en el Albergue, animales enfermos que necesitan atención 24 h. y para los que hay que establecer turnos, visitas a veterinarios, enterramientos varios, Concordia que colapsa y por la que hay que llamar a la ambulancia (3 veces ya…), testimonios ante los juzgados, entrega en mano de denuncias para el sello correspondiente, inspecciones de adopciones cuando yo no puedo ir, inspecciones de futuras adopciones cuando yo tampoco puedo ir, recogida de mantas y trapos o toallas en toda Málaga de gente que las dona… y otra vez vuelta a empezar…
Gracias a esta muerte lenta de mi hermana Virginia, este Albergue y sus integrantes pueden sobrevivir.

Pero la culpa ha sido nuestra: en vez de tener los fondos antes que ponernos a salvar vidas, lo hemos hecho al revés (de ahí el título de este blog).
Pero a ver quién es el guapo que se lo dice ahora a nuestros animales…
O a los miles (sí, he dicho miles, no  cientos, sé muy bien lo que digo), de ellos que, de una forma u otra, hemos logrado ayudar en tantos años.

Y hasta aquí la “fiesta” que es el interior de “la Asociación” en sí… en el próximo blog hablaremos del Albergue y la conexión que tiene éste con la Asociación, o sea, voluntarios, padrinos, donaciones, Facebook, etc… Veréis qué divertido!!!! Lo bueno es que hablar de nosotros nos va a llevar sólo dos blogs. He pensado que sería bueno “compartir” con todos vosotros por una vez nuestro interno día a día en el llamado CYD Santa María.

Desde estas líneas, yo, Concordia Márquez, quiero gritar, que no dar, las gracias con todo mi corazón a mi hermana Virginia, por su trabajo, dedicación y el amor que ella siente por todos nuestros animales, personas amigas e incluso las que no lo son (porque está en su naturaleza ser buena gente y no lo puede evitar… la pobre).

Gracias, hermana, en mi nombre y en el de tu Asociación!!!!

concordia cyd